FFREEE

 

Guardianes de la memoria de

los republicanos españoles

 

Agrupados en asociación desde el 1999, los Hijos e Hijas de Republicanos Españoles y Niños del Exilio (FFREEE) recogen y transmiten el legado de sus padres y abuelos que vivieron la Retirada de 1939. En enero y febrero de este año, cerca de 500000 Republicanos atravesaron el Pirineo en condiciones extremas. Mas de la mitad fue internada en campos provisionales levantados  rápidamente en las playas de Argeles, Le Barcares o Saint Cyprien, antes de ser trasladados en campos definitivos entre los cuales el de  Rivesaltes es el mas tristemente celebro. Muchos de estos refugiados continuaron su combate en la Resistencia en contra de la ocupación nazi.

La asociación se ha planteado varias misiones : reagrupar los descendentes de exiliados, velar por la defensa del espíritu republicano y por los valores de la democracia, pero también apoyar todas las victimas de los éxodos.

FFREEE recoge testimonios individuales o colectivos del combate republicano y del exilio. Las informaciones son conservadas y difundidas mediante publicaciones, conferencias y exposiciones itinerantes, que rememoran la historia de la Retirada y particularmente la de los 600 niños salvados gracias a la maternidad Suiza de Elna.

Marcha simbólica

En paralelo la asociación ha realizado intercambios con otros centros de documentación como por ejemplo la Mediateca y el Centro español de Perpignan. Ha creado una red de corresponsales en Francia y al extranjero. Los socios, cerca de 350 – mayoritariamente residentes en el Departamento de los Pyrénées Orientales, pero también en otros lugares de Francia y España – acogen grupos y organizan visitas en los lugares de memoria especialmente con escolares. Cada año, en febrero, una marcha simbólica rinde homenaje a la Retirada. Conduce estos guardianes de la memoria en los pasos de sus padres, a través de los cuellos pirenaicos. Este año, la asociación quiso conmemorar la Retirada por mar. Puesto que numerosos refugiados navegaron hacia las cuestas norte catalanas con barcas de pesca o pequeñas embarcaciones hasta los Puertos de Port Vendres, Collioure y Banyuls. Otros viajaron con buques hasta Argelia dónde fueran internados en campos en el desierto.

El destino de la marcha del 2007 fue Argelès, en el lugar mismo donde se levantaba el campo de triste memoria para estos combatientes de la libertad y sus hijos.


 
A %d blogueros les gusta esto: