Elna

 

 

 

 

 

 

Deber de reflexión:

 

Hacer revivir la historia

 

Mucho tiempo olvidada, la historia de la maternidad Suiza de Elna, extraordinaria respuesta a la crueldad de los hombres, vuelve a estar entre nosotros. Abandonado, el viejo edificio que sirvió de escenario se ha vuelto a levantar,  gracias a la energía física y moral de su antiguo propietario.

Así es cuando en marzo de 2002, después de un sueño de seis decenios, el palacete por fin ha podido reunir niños nacidos allí,  madres, personalidades y políticos alrededor de una mujer admirable: Elisabeth Eidenbenz.

La medalla  de los “Justos entre las naciones” le fue otorgada en esta fecha. Desde entonce ha recibido la medalla de la orden civil del estado español, la Cruz de Sant Jordi  de la Generalitat de Cataluña y la Legion d’Honneur de la Presidencia de la Republica Francesa.

 

 

Deber de acción:

 

Prolongar la aventura humana

 

Durante la segunda guerra mundial, Elisabeth y su equipo transformaron la gran casa en una maternidad, convirtiéndola en una isla de bienestar y de seguridad escribiendo con coraje y tenacidad una pagina feliz en un sombrío  capitulo de la historia.

Este lugar único en Europa donde las palabras altruismo, solidaridad, y fraternidad han cobrado todo su sentido, es un orgullo para la ciudad de Elna: Por ello es  por lo que no se puede dejar escapar esta inesperada oportunidad para volverle a dar su sentido inicial inmortalizando la obra de Elisabeth Eidenbenz.

 

Con el fin de mañana no sea como ayer

Se ha llevado a cabo un extraordinario trabajo de investigación, de recopilación de documentos y testimonios para revelar la historia de la maternidad.

Se han descubierto así los hombres y mujeres que nacieron allí. Separados por miles de kilómetros, todos están animados por el mismo deseo de preservar este lugar mágico al cual deben la vida.

El Ayuntamiento de Elna piensa continuar el trabajo de Elisabeth, acogiendo en la maternidad, para cortas estancias de recuperación, a niños y sus madres victimas del exilio, de crisis o de otros conflictos.

 

 

Un proyecto humanista en tres etapas

  • Compra del palacete (realizado desde el 1 de julio de 2005).

  • Acondicionamiento de un lugar de memoria en la planta baja, y si fuera necesario extensión de esta para acoger conferencias, seminarios y exposiciones, asi como un centro de investigación sobre la historia humanitaria.

Estas dos fases, pudiendo realizarse merced a la suscripción publica.  

Creación en la planta baja y en pisos de un albergue humanitario para las victimas de guerra o de exilio financiado por la Cruz roja.   


 
A %d blogueros les gusta esto: